El reciente fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que declara improcedente el cese de una trabajadora interina en la Consellería de Política Social de Ourense, pone de manifiesto una vez más el abuso de la temporalidad en la administración pública. Esta noticia evidencia la necesidad de tomar medidas más efectivas para garantizar la estabilidad en el empleo público.

La trabajadora en cuestión ejerció como interina durante más de diez años, superando ampliamente el plazo de tres años establecido por el Estatuto Básico de Empleo Pública para la cobertura reglamentaria del puesto. A pesar de haber solicitado su inclusión en el proceso de estabilización de la Ley 20/21, su petición fue rechazada.

El fallo del juzgado de lo social número 1 de Ourense reconoce que la relación laboral de la empleada era de carácter fijo debido a la duración de su contrato. Además, en ausencia de medidas en el derecho estatal sobre el abuso de contratos temporales sucesivos, el tribunal considera que la conversión de estos contratos en fijos puede ser una solución.

Es preocupante que, a pesar de los procesos selectivos realizados en el pasado, la estabilización del empleo público no haya sido garantizada. La lentitud en la ejecución de estos procesos y la falta de compromiso por parte de las administraciones han contribuido al abuso de la temporalidad. Es necesario tomar medidas más efectivas y eliminar la tasa de reposición para garantizar la estabilidad laboral en el sector público.

El sindicato CSIF se muestra satisfecho con la resolución del juzgado ourensano, ya que considera que pone en evidencia el abuso de la temporalidad en la administración pública. Sin embargo, es necesario ir más allá y exigir una mayor responsabilidad a las administraciones que incumplan con la estabilización del empleo público.

En conclusión, el abuso de la temporalidad en la administración pública es un problema que requiere una solución urgente. El fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en el caso de la trabajadora interina en la Consellería de Política Social de Ourense es un claro ejemplo de la necesidad de tomar medidas más efectivas para garantizar la estabilidad laboral en el sector público. Es responsabilidad de las administraciones y del Gobierno asumir este compromiso y eliminar la tasa de reposición en los próximos presupuestos. Solo así se podrá poner fin al abuso de la temporalidad y garantizar los derechos de los trabajadores.