Tres empresas de La Rioja subastan su maquinaria de producción para enfrentar sus propios concursos de acreedores

El aumento de los concursos de acreedores en La Rioja es una señal preocupante de la situación económica y empresarial en la región. La noticia de que tres empresas riojanas están subastando sus líneas de producción para hacer frente a sus respectivos concursos de acreedores es un reflejo de la dificultad que enfrentan muchas empresas en la actualidad.

La Panificadora San Felices, Calzados Moretti y Creaciones Demar, todas ellas con más de 40 años de historia, se encuentran en liquidación y han tenido que recurrir a la subasta de sus activos para intentar solventar sus problemas financieros. Estas empresas, que solían dar empleo a cerca de 70 trabajadores en total, ahora se enfrentan a la disolución y la pérdida de puestos de trabajo.

El hecho de que estas empresas estén subastando sus infraestructuras productivas es una muestra clara de la dificultad para mantenerse a flote en el actual clima económico. Además, el aumento del 112% en los concursos de acreedores en La Rioja en los tres primeros trimestres de 2023 es alarmante y refleja la creciente presión sobre las empresas en la región.

Es evidente que la situación económica, la incertidumbre y la inflación de los últimos meses están afectando a las empresas, especialmente a aquellas que ya estaban en dificultades antes de la crisis. El auge de los concursos de persona física, que ahora representan tres de cada cuatro declaraciones presentadas, es una muestra de la difícil situación financiera de muchas personas.

Es importante destacar que, si bien la nueva ley concursal ha agilizado los procesos de concursos de persona física, las empresas también están sufriendo las consecuencias de la coyuntura económica. El hecho de que el número de concursos de empresas haya aumentado en La Rioja, a pesar de que a nivel nacional se haya registrado una disminución del 21%, es una señal de que las empresas de la región están enfrentando dificultades únicas.

En este contexto, es fundamental que las autoridades y los organismos competentes tomen medidas para apoyar a las empresas en dificultades y fomentar el crecimiento económico en la región. Es necesario implementar políticas y programas que promuevan la inversión, la creación de empleo y la reactivación económica.

En conclusión, el aumento de los concursos de acreedores en La Rioja es una señal alarmante de la situación económica y empresarial en la región. Las subastas de las líneas de producción de las empresas riojanas reflejan la difícil situación financiera que enfrentan muchas empresas en la actualidad. Es necesario que se tomen medidas para apoyar a las empresas en dificultades y promover el crecimiento económico en la región.

Redacción

Redacción

Nuestro equipo de redacción está compuesto por profesionales expertos en la materia.

Comentemos amistosamente

Apúntate a nuestra Newsletter

Te prometemos que sólo te contactaremos para temas relacionados con nuestro blog.