La noticia sobre la imputación de Pedro Rocha, candidato a la presidencia de la Federación Española de Fútbol (RFEF), ha generado un debate sobre la necesidad de intervenir en la gestión de la institución. Ante esta situación, el grupo Sumar ha instado al Gobierno a tomar medidas y solicitar la intervención de la FIFA para garantizar una regeneración democrática en el fútbol español.

Es preocupante que el fútbol español lleve años envuelto en escándalos de corrupción, clientelismo, falta de planes de igualdad y autoritarismo. Estos comportamientos no solo dañan la imagen del deporte, sino que también perjudican a los millones de aficionados que lo siguen y apoyan.

Es fundamental que se revise el estamento federativo desde abajo a arriba para evitar que se reproduzcan estos comportamientos. La gestión actual ha demostrado un abuso de poder por parte de Luis Rubiales, ex presidente de la RFEF, y ha recibido un apoyo casi unánime por parte del mundo federativo. Esto demuestra la necesidad de implementar medidas que garanticen una verdadera regeneración democrática en el fútbol español.

La intervención de la FIFA y del Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) podría ser la solución para poner fin a la situación actual. Si se demuestra que Pedro Rocha se extralimitó en sus funciones como presidente de la gestora de la federación de fútbol, es necesario que el TAD analice su actuación y tome las medidas correspondientes.

Además, es preocupante que otro prohombre de la federación, Joan Soteras, presidente de la federación catalana, esté involucrado en un supuesto fraude electoral avalado por la confesión del secretario general de la Federación Catalana de Fútbol, Oriol Camacho. Estos casos demuestran que no se puede permitir que los responsables de la gestión del fútbol español actúen impunemente y perjudiquen a los aficionados y a la imagen del deporte.

En conclusión, es necesario que el Gobierno tome medidas y solicite la intervención de la FIFA para garantizar una regeneración democrática en la Federación Española de Fútbol. Los casos de corrupción, clientelismo y abuso de poder deben ser investigados y los responsables deben ser sancionados. Solo así se podrá recuperar la confianza de los aficionados y garantizar la transparencia y la integridad en el fútbol español.