El reciente fallecimiento del expresidente canario Lorenzo Olarte Cullen ha dejado un vacío imposible de cubrir en la política de Canarias. Olarte fue una figura clave en la política canaria desde finales de los años 70 hasta principios del siglo XXI, siendo un líder que reivindicó el espíritu de la transición democrática española y promovió el diálogo, el consenso y la capacidad de llegar a acuerdos.

La presidenta del Parlamento de Canarias, Astrid Pérez, ha expresado su pesar por la pérdida de Olarte y ha transmitido sus condolencias a la familia y amigos del expresidente. Además, ha ofrecido el Parlamento de Canarias como lugar de homenaje en su memoria.

Olarte, nacido en Ponteareas (Pontevedra), era licenciado en Derecho y ejerció como abogado en el Ilustre Colegio de Abogados de Las Palmas. En el ámbito político, ocupó diversos cargos, entre ellos la Presidencia del Cabildo de Gran Canaria y la Presidencia del Gobierno de Canarias.

Es innegable que la trayectoria política de Olarte fue destacada y que dejó una huella importante en la historia democrática de Canarias. Sin embargo, es preciso analizar críticamente su legado y los aspectos positivos y negativos de su gestión.

Uno de los aspectos más destacados de la trayectoria de Olarte fue su defensa del diálogo y el consenso. Estas cualidades son fundamentales en cualquier sistema democrático y contribuyen a la estabilidad y el desarrollo de una sociedad. Sin embargo, es importante evaluar si estos principios se aplicaron de manera efectiva durante su mandato.

Por otro lado, es necesario analizar las políticas y decisiones tomadas por Olarte durante su tiempo en el Gobierno de Canarias. ¿Contribuyeron estas medidas al progreso y bienestar de la sociedad canaria? ¿Se priorizaron los intereses de la ciudadanía por encima de los intereses políticos y económicos?

Además, es importante reflexionar sobre la participación de Olarte en el partido Unión Canaria y su posterior integración en la UCD. ¿Fueron estas decisiones motivadas por principios ideológicos o por intereses políticos y personales?

En definitiva, la figura de Lorenzo Olarte Cullen es indudablemente relevante en la historia política de Canarias. Sin embargo, es necesario analizar críticamente su legado y evaluar si sus acciones y decisiones estuvieron alineadas con los intereses de la sociedad canaria y los principios fundamentales de la democracia. Solo a través de una evaluación objetiva y rigurosa podremos entender plenamente su impacto y legado.