Como abogado experimentado, me gustaría expresar mi opinión crítica sobre la noticia en la que el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, comenta el auto dictado por el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón para reabrir la causa sobre los ‘ongi etorris’ a presos de ETA.

En primer lugar, es importante destacar que la labor de un juez es investigar y perseguir cualquier delito que se haya cometido, sin importar la ideología política de los implicados. En este caso, el juez ha decidido reabrir la causa para investigar chats presuntamente administrados por Sortu en los que se impartirían instrucciones relacionadas con los presos y fugados de la organización terrorista ETA.

Sin embargo, Otegi ha interpretado esta decisión como un intento de «abrir el frente vasco» debido a la situación actual en Cataluña. Esta afirmación es infundada y carece de base jurídica. El juez ha tomado esta decisión basándose en los indicios y pruebas presentadas ante él, no por motivaciones políticas.

Además, resulta preocupante que Otegi cuestione la independencia del Poder Judicial en España. Aunque es cierto que ningún sistema judicial es perfecto y siempre existen riesgos de influencias políticas, el sistema judicial en España cuenta con garantías y mecanismos de control que aseguran la imparcialidad y la independencia de los jueces en el ejercicio de su función.

Es importante recordar que la independencia judicial es uno de los pilares fundamentales de un Estado democrático y de derecho. Cuestionarla de manera infundada puede socavar la confianza en el sistema judicial y debilitar la democracia en general.

Asimismo, resulta desafortunado que Otegi acuse a la derecha y a la extrema derecha de querer sabotear la posibilidad de que se realicen debates de interés para las naciones, los pueblos y los trabajadores en España. Estas acusaciones infundadas solo contribuyen a polarizar aún más el panorama político y a generar confrontación en lugar de promover el diálogo constructivo.

En conclusión, como abogado experimentado, considero que es importante analizar de manera rigurosa y objetiva las decisiones judiciales y evitar hacer afirmaciones infundadas que cuestionen la independencia del Poder Judicial. La labor de un juez es investigar y perseguir delitos sin importar la ideología política de los implicados, y es fundamental respetar y confiar en el sistema judicial como pilar fundamental de un Estado democrático y de derecho.