Obligaciones fiscales de las comunidades de propietarios

La mayoría de las actividades económicas en España, al igual que en el resto del mundo, están gravadas por algún tipo de impuesto. En este marco, se han desarrollado obligaciones fiscales de las comunidades de propietarios, a pesar de que no tienen personalidad jurídica. De hecho, deben presentar y declarar ciertos impuestos aunque no realicen actividades profesionales y empresariales. El incumplimiento de estas obligaciones pueden acarrear serias consecuencias para la comunidad en general. Por eso, lo mejor es mantenerse informado sobre los impuestos que deben declararse.

Entre los requisitos que tienen que cumplir, las comunidades de propietarios deben contar con el NIF y presentar las declaraciones de impuestos pertinentes. Adicionalmente, por ley tienen que contar con un certificado electrónico, en conformidad con la Ley 39/2015. Por supuesto, debido a que existen algunas diferencias entre ellas, las comunidades de vecinos no están obligadas a presentar el mismo tipo de impuestos. ¿Qué modelos deben utilizarse en cada caso?

Modelos que deben presentar las comunidades de vecinos

Como mencionamos anteriormente, a pesar de no realizar actividades empresariales o profesionales, en ciertos casos las comunidades de propietarios están obligadas a presentar el Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas, mejor conocido como IRPF. Por supuesto, para que deban presentarlo debieron practicar alguna retención. Este es el caso si tienen personal contratado para el servicio de la comunidad en general, quizá de limpieza o mantenimiento. También es aplicable si contrataron servicios profesionales de abogados o arquitectos, por mencionar algunos ejemplos. Para presentarlo usarán el modelo 111 y el 190.

Por otro lado, si se adquirieron servicios o bienes con un solo proveedor por una cantidad superior a 3.005,06 € en un año, entonces deberán presentar el modelo 347. Sin embargo, se excluye el pago de servicios básicos, lo que incluye la luz, el agua, los seguros comunitarios y el combustible. 

Otros modelos para presentar las obligaciones fiscales

Adicionalmente, en caso que se obtengan ingresos como resultado del alquiler de áreas pertenecientes a la comunidad, deberá presentar el modelo 184. Se trata de un modelo informativo, pero que solo debe presentarse si las operaciones superan los 3.000 € anuales. Por supuesto, cada propietario recibirá su parte correspondiente de acuerdo al ingreso, por lo que estarán obligados a presentar el IRPF en su declaración personal. Lo anterior significa que sin importar que la comunidad presente o no el modelo 184 no se exime a los propietarios de presentar el IRPF a título personal de los ingresos obtenidos como resultado de actividades de alquiler de la comunidad de propietarios. 

Algunas actividades que están grabadas con más de un impuesto, como es el caso de las actividades de arrendamiento. En este caso, además del IRPF también deberán declarar el IVA. Una actividad adicional relacionada con este impuesto es la renta de fachadas para colocar publicidad. En cualquier caso, se debe presentar el modelo 303 y el 390 para declarar los ingresos sujetos al pago del IVA. Cabe destacar, sin embargo, que las secciones que hayan sido arrendadas para uso exclusivo de vivienda están exentas del pago del Impuesto al Valor Añadido.
¿Tienes dudas sobre los impuestos que son aplicables a la comunidad de propietarios a la que perteneces? En ese caso, pide ayuda a un profesional para resolver todas tus dudas. De esta forma, evitarán cualquier contratiempo relacionado con el impago de impuestos. Además, esto supone un ahorro económico, pues impide incurrir en sanciones y, como resultado, en multas y recargos.

Redacción

Redacción

Nuestro equipo de redacción está compuesto por profesionales expertos en la materia.

Comentemos amistosamente

Apúntate a nuestra Newsletter

Te prometemos que sólo te contactaremos para temas relacionados con nuestro blog.