No hay suficientes pruebas para condenar al acusado de abusar sexualmente de la nieta de diez años de su pareja en Huelva

La noticia que nos ocupa es muy preocupante y genera una profunda indignación. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha desestimado el recurso de apelación de la madre de una niña de diez años contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Huelva, por la que se absuelve a la pareja de la abuela de la niña del delito de abuso sexual continuado de la menor por «no constatarse la realidad» de los tocamientos a los que presuntamente la sometía.

Es evidente que esta decisión judicial es un claro ejemplo de cómo el sistema de justicia puede fallar en la protección de los derechos de las víctimas y en la consecución de la justicia. Es inaceptable que se absuelva a una persona acusada de abuso sexual continuado de una menor, basándose en argumentos cuestionables y sin tener en cuenta las pruebas presentadas.

En primer lugar, es muy preocupante que se ponga en duda la credibilidad y verosimilitud del testimonio de la niña, que es la principal víctima en este caso. La sentencia del TSJA menciona que la menor hacía un relato genérico sin matices y que era la psicóloga la que aportaba los detalles y los gestos. Sin embargo, esto no debería ser motivo para desestimar su testimonio, ya que es común que los niños necesiten la ayuda de profesionales para expresar lo que han vivido.

Además, resulta alarmante que se mencione la falta de espontaneidad en el relato de la menor y el uso de expresiones impropias del lenguaje infantil. Estos argumentos no deberían ser determinantes en un caso tan grave como el abuso sexual de una niña. Es importante recordar que los niños pueden mostrar diferentes reacciones y formas de comunicarse al relatar situaciones traumáticas.

Asimismo, es inaceptable que no se haya practicado ningún informe pericial sobre el testimonio de la menor. La valoración del testimonio de un niño en un caso tan delicado como este requiere de expertos que puedan evaluar de manera adecuada la credibilidad y veracidad de sus declaraciones. La falta de este informe pericial deja una gran incertidumbre sobre la fiabilidad de la decisión judicial.

Por otro lado, resulta muy sospechoso que se mencione el conflicto que existía entre la abuela, la madre y el padre de la niña, como posible motivo de manipulación de la menor. Es importante recordar que los abusos sexuales a menores ocurren independientemente de los conflictos familiares, y no se puede utilizar como argumento para desestimar la veracidad de las denuncias.

Es fundamental que el sistema de justicia garantice la protección y el bienestar de los menores, especialmente cuando se trata de delitos tan graves como el abuso sexual. Esta decisión judicial es un claro ejemplo de cómo se puede fallar en la protección de los derechos de las víctimas y en la consecución de la justicia. Es necesario que se revisen los procedimientos y se garantice una adecuada valoración de las pruebas en casos de abuso sexual a menores, para evitar que situaciones como esta se repitan en el futuro.

Redacción

Redacción

Nuestro equipo de redacción está compuesto por profesionales expertos en la materia.

Comentemos amistosamente

Apúntate a nuestra Newsletter

Te prometemos que sólo te contactaremos para temas relacionados con nuestro blog.