La noticia sobre las defensas de los doce CDR procesados por terrorismo que solicitan la paralización del procedimiento debido a la posible aprobación de una ley de amnistía merece una análisis crítico por parte de un experimentado abogado. En primer lugar, es importante destacar que la ley de amnistía no ha sido aprobada ni publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) en el momento en que se lleva a cabo esta solicitud. Por lo tanto, no se puede basar la paralización del procedimiento en una ley que aún no existe.

Además, aunque dicha ley de amnistía fuera aprobada en el futuro, no significa que se aplique retroactivamente a los casos pendientes como el de los doce CDR procesados. Las leyes de amnistía generalmente tienen efecto hacia delante y no hacia atrás. Por lo tanto, la solicitud de paralización basada en una ley hipotética es infundada y carece de fundamento legal.

Por otro lado, las defensas argumentan que la Audiencia Nacional nunca fue competente para investigar los hechos por los que se procesó a los CDR y que se les sustrajo el derecho al juez natural predeterminado por la ley. Sin embargo, es importante recordar que la Audiencia Nacional tiene jurisdicción para investigar y juzgar delitos de terrorismo, entre otros. Si existen dudas sobre la competencia de este tribunal, corresponde a las partes plantearlo ante los órganos jurisdiccionales correspondientes y no utilizarlo como argumento para la paralización del procedimiento.

En resumen, la solicitud de paralización del procedimiento basada en una ley de amnistía hipotética y la cuestión sobre la competencia de la Audiencia Nacional parecen carecer de fundamento legal sólido. Es importante que el sistema judicial evalúe estos argumentos de manera adecuada y continúe con el proceso judicial de manera justa y equitativa. El respeto al estado de derecho y a los derechos de todas las partes involucradas es fundamental en cualquier proceso judicial.