La noticia sobre la demanda interpuesta por la Fiscalía de la Audiencia Nacional contra la empresa Smith & Nephew Orthopaedics Ltd, fabricante de prótesis de cadera, plantea serias críticas al control ejercido por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) en relación con estos productos defectuosos. Esta demanda busca que la empresa sea condenada a indemnizar a los afectados con 6,8 millones de euros, y en caso de no poder hacerlo, que la AEMPS asuma esa responsabilidad subsidiariamente.

La crítica principal se centra en la falta de control por parte de la AEMPS sobre las prótesis defectuosas. El fiscal señala que esta agencia es responsable indirecta y mediata de los daños a la salud causados a los demandantes, ya que no tomó medidas cautelares o definitivas para retirar del mercado y prohibir el uso de estos productos sanitarios defectuosos. Además, se destaca que estas prótesis ni siquiera estaban inscritas en el Registro Nacional de Implantes de Cadera, a pesar de que este registro ya estaba creado.

Es importante destacar que desde 2009 existían retiradas y alertas en otros países y en la comunidad científica sobre los problemas que presentaban las prótesis de cadera metal-metal. En este sentido, se argumenta que la AEMPS debía haber conocido esta información debido a su función especial de garante.

El fiscal sostiene que los demandantes han sufrido un daño grave y efectivo en su salud, y que este daño puede ser evaluado económicamente de manera individualizada. Además, se enfatiza que los demandantes no tienen el deber jurídico de soportar el daño a su salud que se les ha causado.

En cuanto a las prótesis BHR, se mencionan las complicaciones más frecuentes, como la formación de pseudotumores, la necrosis de la cabeza femoral y las fracturas de cuello de fémur. Además, se destaca que el par metal-metal puede generar reacciones adversas debido a la liberación de partículas provenientes del rozamiento de las superficies articuladas de la prótesis. Aunque los estudios epidemiológicos no ofrecen suficientes datos sobre la aparición de reacciones sistémicas, sí existen evidencias de la elevación de las concentraciones en sangre y orina de iones pesados en pacientes con prótesis metal-metal.

En conclusión, esta noticia pone de manifiesto la necesidad de un mayor control por parte de la AEMPS sobre los productos sanitarios, en este caso, las prótesis de cadera. La falta de actuación de esta agencia ha causado graves daños a los afectados, quienes tienen derecho a una indemnización por el perjuicio sufrido. Es necesario que se establezcan mecanismos más efectivos para garantizar la seguridad y calidad de los productos sanitarios en el mercado.