El reciente respaldo del Abogado General del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE), Maciej Szpunar, a Carles Puigdemont en su recurso contra la decisión del Parlamento Europeo de no reconocerlo como eurodiputado ha generado una gran controversia. Esta noticia ha llevado al líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, a felicitar a Puigdemont y a pedirle que acate las resoluciones judiciales desfavorables. Sin embargo, considero que este respaldo por parte del Abogado General y la felicitación de Feijóo son preocupantes y reflejan una falta de respeto por el estado de derecho.

En primer lugar, es importante señalar que Puigdemont está siendo investigado por delitos graves en España, incluyendo rebelión y malversación de fondos públicos, en relación con su papel en el referéndum ilegal de independencia en Cataluña en 2017. Estos delitos son serios y no pueden ser ignorados, especialmente en un contexto en el que se está debatiendo sobre la integridad de las instituciones democráticas.

El respaldo del Abogado General a Puigdemont parece pasar por alto estos delitos y se enfoca únicamente en el estatus de eurodiputado. Si bien es comprensible que se revise y se cuestione la decisión del Parlamento Europeo, esto no debería socavar la importancia de la justicia y del respeto por el estado de derecho. Es preocupante que una autoridad legal de la UE parezca estar más interesada en apoyar a un político controvertido que en abordar las acusaciones legales en su contra.

Por otro lado, la felicitación de Núñez Feijóo a Puigdemont por este respaldo también es inquietante. Como líder de un partido político importante en España, Feijóo debería ser un defensor del estado de derecho y de la independencia judicial. Felicitar a alguien que está siendo investigado por delitos graves y que parece desafiar las resoluciones judiciales desfavorables socava la credibilidad de Feijóo y del Partido Popular como defensores de la justicia y del orden legal.

Es fundamental recordar que el estado de derecho es la base de cualquier democracia. El respeto por las resoluciones judiciales es esencial para el funcionamiento adecuado de un sistema legal y para garantizar la igualdad y la justicia para todos los ciudadanos. No se pueden hacer excepciones o favores basados en intereses políticos o personales.

En conclusión, el respaldo del Abogado General de la UE a Carles Puigdemont y la felicitación de Alberto Núñez Feijóo son preocupantes y reflejan una falta de respeto por el estado de derecho. Es crucial que se aborde la gravedad de las acusaciones legales en contra de Puigdemont y que se respeten las resoluciones judiciales. El estado de derecho debe prevalecer sobre los intereses políticos y personales.