La decisión de la Audiencia Nacional de suspender cautelarmente las multas impuestas por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a Apple y Amazon es un claro ejemplo de cómo las grandes corporaciones pueden evadir las consecuencias de sus acciones anticompetitivas. Esta medida pone en entredicho la eficacia de los organismos reguladores y la capacidad de hacer cumplir las normas de competencia en el mercado.

La CNMC impuso a ambas empresas una multa conjunta de 194,15 millones de euros por pactar y ejecutar restricciones de la competencia en el ‘market place’ de Amazon en España, perjudicando a terceros revendedores de productos Apple y a productos competidores de esta última compañía. Sin embargo, la Audiencia Nacional ha decidido suspender cautelarmente estas multas, lo que significa que Apple y Amazon no tendrán que pagarlas mientras se resuelve el recurso presentado por ambas compañías.

Esta medida es preocupante, ya que envía un mensaje equivocado a las empresas y al mercado en general. Si las grandes corporaciones pueden evadir las consecuencias de sus acciones anticompetitivas, se crea un ambiente propicio para el abuso de poder y la distorsión del mercado. Además, esta suspensión cautelar pone en duda la capacidad de la CNMC para hacer cumplir las normas de competencia y proteger a los consumidores.

Es importante recordar que estas multas son el resultado de acciones anticompetitivas por parte de Apple y Amazon. Ambas empresas acordaron incluir cláusulas restrictivas en los contratos que regulan las condiciones de Amazon como distribuidor de Apple, limitando el número de revendedores de productos Apple en la web de Amazon en España y restringiendo los espacios publicitarios para productos competidores de Apple. Estas acciones perjudican a los consumidores al reducir la competencia y limitar las opciones disponibles en el mercado.

La suspensión cautelar de las multas también pone en entredicho la posibilidad de que estas empresas sean sancionadas en el futuro por acciones similares. Si las multas impuestas por la CNMC pueden ser suspendidas fácilmente, las empresas pueden sentirse impunes y continuar con prácticas anticompetitivas sin temor a las consecuencias.

En conclusión, la decisión de la Audiencia Nacional de suspender cautelarmente las multas impuestas por la CNMC a Apple y Amazon es una muestra preocupante de impunidad para las grandes corporaciones. Esta medida cuestiona la eficacia de los organismos reguladores y la capacidad de hacer cumplir las normas de competencia en el mercado. Es necesario que se revisen y fortalezcan los mecanismos de control y sanción para evitar el abuso de poder y garantizar un mercado justo y competitivo para todos.