El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) establece que las aerolíneas no pueden prohibir la transferencia de derechos de los pasajeros ni limitar, a través de contratos, la compensación que les corresponde.

El reciente fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) en relación a la prohibición de las aerolíneas de limitar la cesión de derechos de los pasajeros a entidades especializadas en reclamaciones, así como la limitación de la obligación de indemnización por cancelación de vuelos, resulta un avance importante en la protección de los derechos de los pasajeros aéreos. Sin embargo, es necesario analizar más a fondo esta noticia y sus implicaciones.

En el caso concreto presentado ante el TJUE, se trató de un vuelo de Air Europa que fue cancelado y dos pasajeros cedieron sus derechos a la plataforma Reclamaciónporvuelo.com para reclamar una indemnización a la aerolínea. Air Europa argumentó que esta cesión de derechos infringía una cláusula de sus condiciones generales de transporte que prohibía tal acción. Sin embargo, el tribunal europeo determinó que las aerolíneas no pueden prohibir ni limitar contractualmente la cesión de derechos ni la obligación de indemnización por cancelación de vuelos.

Esta decisión del TJUE es acertada en tanto que busca garantizar un elevado nivel de protección de los pasajeros aéreos y asegurar la efectividad del derecho a compensación. Además, el fallo se basa en el reglamento de derechos de los pasajeros aéreos de la Unión Europea, que establece claramente los derechos y obligaciones de las aerolíneas y los pasajeros.

No obstante, es importante destacar que si bien esta sentencia es un avance en la protección de los derechos de los pasajeros, existen otros aspectos que deben abordarse para garantizar una protección integral. Por ejemplo, la compensación económica por cancelación de vuelos no siempre es suficiente para cubrir los daños y perjuicios sufridos por los pasajeros, como los gastos de alojamiento y transporte alternativo. Además, es fundamental que las aerolíneas cumplan de manera efectiva con sus obligaciones de indemnización sin que sea necesario recurrir a entidades especializadas en reclamaciones.

En conclusión, el fallo del TJUE que prohíbe a las aerolíneas limitar la cesión de derechos y la obligación de indemnización por cancelación de vuelos es un paso positivo en la protección de los pasajeros aéreos. Sin embargo, es necesario seguir trabajando para garantizar una protección integral de los derechos de los pasajeros y que las aerolíneas cumplan efectivamente con sus obligaciones.

Redacción

Redacción

Nuestro equipo de redacción está compuesto por profesionales expertos en la materia.

Comentemos amistosamente

Apúntate a nuestra Newsletter

Te prometemos que sólo te contactaremos para temas relacionados con nuestro blog.