El ICAM rinde tributo a las abogadas constituyentes y reconoce su dedicación en la lucha por la igualdad en el ámbito jurídico, despachos y asesorías.

Artículo de opinión: La igualdad en la abogacía sigue siendo una asignatura pendiente

La noticia de que el Colegio de la Abogacía de Madrid ha reconocido la labor de las abogadas, despachos y asesorías jurídicas que más han destacado por su liderazgo y compromiso con la igualdad entre hombres y mujeres puede parecer un avance significativo en la lucha por la igualdad de género en el ámbito legal. Sin embargo, es importante analizar en profundidad esta noticia y reflexionar sobre si verdaderamente se está alcanzando la igualdad real en la abogacía.

En primer lugar, es necesario cuestionar si estos reconocimientos realmente reflejan un compromiso genuino con la igualdad de género o si simplemente son una forma de apariencia y de lavado de imagen. Es necesario ir más allá de los premios y sellos de igualdad y analizar si las abogadas realmente tienen las mismas oportunidades de ascenso, liderazgo y reconocimiento que sus colegas masculinos.

Además, es importante destacar que en este reconocimiento se ha valorado especialmente la participación de las abogadas en la transición a la democracia y en la lucha por los derechos de las mujeres en España. Si bien es cierto que estas mujeres han realizado una labor extraordinaria y merecen todo nuestro reconocimiento, no podemos olvidar que la igualdad de género es un objetivo que aún no se ha alcanzado plenamente en nuestra sociedad. Es necesario que se reconozca y valore el trabajo de todas las abogadas, independientemente de su papel en la historia o en la lucha por la igualdad.

En cuanto a los sellos de igualdad entregados a despachos y departamentos jurídicos de empresa, es necesario destacar que esto no garantiza que realmente exista una igualdad de oportunidades y un ambiente de trabajo igualitario para las mujeres abogadas. Los sellos de igualdad pueden ser simplemente una forma de cumplir con las apariencias y no reflejar la realidad de la situación de las mujeres en el ámbito laboral.

En resumen, si bien es positivo que se reconozca la labor de las abogadas y se premie el compromiso con la igualdad de género, es necesario ser críticos y reflexionar sobre si realmente se está avanzando hacia una igualdad real en la abogacía. Es importante que se promuevan políticas y medidas concretas que garanticen la igualdad de oportunidades y un ambiente de trabajo igualitario para las mujeres abogadas. Solo así podremos decir que hemos alcanzado la igualdad real en este ámbito.

Redacción

Redacción

Nuestro equipo de redacción está compuesto por profesionales expertos en la materia.

Comentemos amistosamente

Apúntate a nuestra Newsletter

Te prometemos que sólo te contactaremos para temas relacionados con nuestro blog.