En base a la noticia presentada, me gustaría expresar mi opinión crítica sobre el trabajo del juez Manuel García Castellón en la causa relacionada con ‘Tsunami Democràtic’. El fiscal de la Audiencia Nacional ha afeado al juez por solicitar al Tribunal Supremo la imputación de Carles Puigdemont y Rubén Wagensberg sin haber llevado a cabo suficientes investigaciones previas.

El fiscal argumenta que no se practicaron diligencias suficientes antes de tomar esta decisión y que se adoptaron resoluciones contradictorias en un corto período de tiempo. Además, señala que solo se han llevado a cabo escasas diligencias en relación a los disturbios en Cataluña después de la sentencia del ‘procés’, pero no se han presentado nuevos indicios de imputación contra los aforados.

El fiscal critica que el juez haya extendido la práctica de diligencias a hechos que ni siquiera se recogen en los informes de inteligencia de la Guardia Civil, lo que considera una amplitud del objeto del procedimiento sin justificación. También destaca que el expresidente catalán, Carles Puigdemont, no ha sido atribuido por la Guardia Civil ninguno de los hechos investigados en esta causa.

El fiscal considera que la falta de argumentos para la imputación de hechos de matiz terrorista es significativa y que la remisión de la exposición razonada al Tribunal Supremo carece de justificación debido al escaso avance de la investigación en ese sentido. Además, el fiscal no ve el delito de terrorismo en este caso y cree que la causa debe ser remitida a los juzgados de Cataluña.

En mi opinión, la crítica del fiscal hacia el juez es válida. Es fundamental que los magistrados realicen investigaciones exhaustivas antes de solicitar la imputación de personas, especialmente cuando se trata de figuras políticas destacadas como Carles Puigdemont. La falta de diligencias y la ausencia de nuevos indicios de imputación debilitan la base de la acusación y pueden poner en tela de juicio la imparcialidad y la calidad de la investigación.

Además, es preocupante que el juez haya ampliado el objeto del procedimiento sin una justificación clara. Esto puede llevar a una confusión de los hechos y dificultar el desarrollo adecuado del proceso judicial. La acusación debe basarse en pruebas sólidas y una investigación rigurosa para garantizar la justicia y el respeto de los derechos de los investigados.

Por último, es importante que el juez tenga claridad sobre los diferentes fenómenos y entidades involucradas en el caso. Confundir ‘Tsunami Democràtic’ con los CDR puede distorsionar la comprensión de los hechos y afectar la toma de decisiones judiciales.

En conclusión, es necesario que los jueces realicen investigaciones rigurosas y basadas en pruebas sólidas antes de solicitar la imputación de personas. La falta de diligencias y la ampliación injustificada del objeto del procedimiento debilitan la base de la acusación y pueden poner en peligro la imparcialidad y la calidad del proceso judicial. Es esencial que los jueces tengan claridad sobre los diferentes fenómenos involucrados en el caso para evitar confusiones y decisiones erróneas.