¿Es necesario colegiarse para ser administrador de fincas?

La normativa española especifica una serie de requisitos para ser administrador de fincas. Esto es completamente comprensible debido a que parte de su trabajo consiste en gestionar a la propiedad a la que representa. Por lo tanto, se espera que tenga conocimientos especializados sobre ciertos temas para desempeñar adecuadamente su actividad laboral. A continuación, veremos brevemente los requisitos básicos para ejercer esta profesión y analizaremos si es necesario colegiarse para ser administrador de fincas.

Requisitos básicos

Es indispensable revisar la Ley de la Propiedad Horizontal para conocer los requisitos básicos que deben cumplir quiénes ejerzan como administradores de fincas. Específicamente, en el artículo 13.6 se lee textualmente que “el cargo de administrador…, podrá ser ejercido por cualquier propietario, así como por personas físicas con cualificación profesional suficiente y legalmente reconocida para ejercer dichas funciones. También podrá recaer en corporaciones y en otras personas jurídicas en los términos establecidos en el ordenamiento jurídico.”

De lo anterior se desprende que para ejercer como administrador de fincas es necesario tener la formación profesional adecuada. Al mismo tiempo, puede tratarse de una empresa dedicada al sector o de individuo debidamente cualificado.

Actualmente existen dos formas de acceso: A través del plan de estudios de la Escuela Oficial de Administradores de Fincas, autorizado por el Ministerio de Fomento, cuya docencia imparten once Universidades españolas, mediante la creación de un título propio de cada una de ellas, con un mínimo de 180 créditos, y que se desarrolla en tres años. 

Por otro lado, existe una larga lista de titulaciones universitarias (derecho, arquitectura,ingeniería,et.) que permiten el acceso directo a la colegiación. 

Llegando a este punto, podemos responder a la pregunta que dio origen a este artículo. En esencia, veremos qué tan indispensable es la colegiación.

¿Es necesario colegiarse para ser administrador de fincas?

La respuesta sencilla a esta pregunta, es sí. Sin embargo, en la práctica no resulta ser obligatorio, por lo menos por el momento. ¿Cómo es esto posible? Pues bien, la Ley 25/2009 establece claramente que es obligatorio que los administradores de fincas estén incorporados a un Colegio Profesional «cuando así lo establezca una regulación estatal”. Entonces, en base a esta ley se puede afirmar que tiene rango de obligatoriedad colegiarse. Sin embargo,debe existir otra ley estatal que establezca este requisito y, por el momento, no existe ninguna en España.

Por otro lado, en el año 2016 el Tribunal Supremo se pronunció al respecto mediante una sentencia. La sentencia reconoce que utilizar la marca Administrador de Fincas sin estar colegiado conlleva a una confusión en el mercado de los consumidores de servicios, por lo que su fallo establece que para denominarse “Administrador de Fincas” se ha de estar colegiado en el correspondiente Colegio Profesional de Administradores de Fincas. Por lo tanto, en esta sentencia se establece la exclusividad de la denominación Administrador de Fincas solo para los profesionales que constan inscritos en un Colegio Territorial de Administradores de Fincas.

Sin embargo, nuevamente cabe destacar que esta sentencia no constituye en sí misma una normativa de regulación estatal. Esto significa que la lectura del tribunal es útil en los juzgados, pero no significa una obligatoriedad general.

A pesar que no es un requisito obligatorio estar colegiado para ejercer como administrador de fincas, sí es muy recomendable. Evidentemente, un profesional que pertenece a un colegio le transmite mayor confianza a sus clientes. Esto se traduce en un beneficio mutuo, pues el administrador de fincas tendrá mejor capacidad para ofrecer servicios de calidad y sus clientes tendrán la seguridad que la propiedad está en manos de expertos.

 Además, el colegiado dispone de un seguro de responsabilidad civil por si incurriera por omisión o negligencia en su actuación profesional. 

Al margen de estas garantías, los Colegios ejercen su actividad disciplinaria cuando la actuación de sus profesionales se aparta de las normas profesionales o deontológicas.El colegio profesional puede sancionar e incluso expulsar a aquellos colegiados que infrinjan alguna norma ética o deontológica de las recogidas en los estatutos colegiales. 

Adicionalmente, los administradores de fincas colegiados cuentan con asesoría, tanto en materia fiscal, urbanística y legal y una formación continua que les ofrece el Colegio. Como resultado, están al día con las últimas novedades en el sector, lo que se traduce en una mejor gestión de las propiedades a las que representan.

Si te interesa obtener más información del tema, consulta con un colegio oficial de administradores de fincas.

Redacción

Redacción

Nuestro equipo de redacción está compuesto por profesionales expertos en la materia.

Comentemos amistosamente

Apúntate a nuestra Newsletter

Te prometemos que sólo te contactaremos para temas relacionados con nuestro blog.