Artículo de opinión: La politización de la justicia en la causa de ‘Tsunami Democràtic’

La reciente aprobación de una proposición en la Comisión de Derechos Sociales de Barcelona, respaldada por BComú, ERC y Junts, en apoyo a los 11 investigados por terrorismo en la causa de ‘Tsunami Democràtic’ investigada por la Audiencia Nacional, es un claro ejemplo de la politización de la justicia y la falta de respeto a la separación de poderes.

En primer lugar, resulta preocupante que un partido político, como BComú, se erija en defensor de aquellos que están siendo investigados por posibles delitos de terrorismo. La justicia debe seguir su curso de manera independiente y sin la interferencia de actores políticos que buscan beneficiar a sus afiliados o simpatizantes. Apoyar a los investigados antes de que se haya emitido un veredicto final es una clara muestra de falta de respeto a la labor de los jueces y fiscales encargados del caso.

Además, la proposición aprobada insta al Congreso a revertir las definiciones de terrorismo aprobadas en 2015 y a declarar que el ejercicio de los derechos políticos no puede tener como respuesta la justicia por vía penal. Esta petición es peligrosa, ya que busca limitar la capacidad del sistema judicial para actuar en casos de terrorismo y otros delitos graves. La justicia debe tener las herramientas necesarias para combatir cualquier forma de violencia y garantizar la seguridad de los ciudadanos.

Por otro lado, resulta lamentable que el PSC, partido que forma parte del gobierno municipal, haya votado en contra de esta proposición. Sin embargo, es necesario reconocer que han defendido la separación de poderes y han argumentado que los representantes políticos no deben cuestionar, interferir o presionar las decisiones del tribunal. Es fundamental que los políticos respeten la independencia del poder judicial y no intenten influir en sus decisiones.

Es importante recordar que el derecho a la protesta es un derecho fundamental en una democracia, pero debe ejercerse dentro de los límites establecidos por la ley. Apoyar a quienes están siendo investigados por delitos graves, como el terrorismo, sin esperar a que se resuelva el proceso judicial, envía un mensaje equivocado y socava el estado de derecho.

En resumen, la aprobación de esta proposición por parte de BComú, ERC y Junts, en apoyo a los investigados por terrorismo en la causa de ‘Tsunami Democràtic’, es un claro ejemplo de la politización de la justicia y la falta de respeto a la separación de poderes. La justicia debe seguir su curso de manera independiente, sin interferencias políticas, y los representantes políticos deben respetar y defender la independencia del poder judicial.