Armadora del Pitanxo detecta fallos en el informe de la CIAIM y considera que acusar al patrón carece de justificación suficiente

Errores técnicos en el informe pericial del hundimiento del pesquero ‘Villa de Pitanxo’

El reciente informe pericial presentado por la Comisión Permanente de Investigación de Accidentes e Incidentes Marítimos (CIAIM) sobre el hundimiento del pesquero gallego ‘Villa de Pitanxo’ ha sido objeto de críticas por parte de la armadora del barco, Grupo Nores. Según la empresa, este informe contiene graves errores técnicos y se basa en testimonios de parte interesada, lo que pone en entredicho su validez y objetividad.

Uno de los principales puntos de desacuerdo entre la armadora y los peritos de la CIAIM es la supuesta existencia de un embarre, es decir, el enganche de las redes al fondo del mar. Los peritos basan esta afirmación exclusivamente en la declaración de uno de los supervivientes, Samuel Kwesi. Sin embargo, según Grupo Nores, las imágenes de la inspección submarina muestran claramente que el aparejo no está embarrado, sino tendido sobre un fondo de sedimentos finos, sin rocas ni accidentes que permitan suponer un embarre.

Además, la armadora argumenta que los datos de la caja azul del buque, que registran las velocidades y posiciones, son incompatibles con la hipótesis del embarre. Según los peritos de Grupo Nores, el informe de la CIAIM demuestra una falta de familiarización con la maniobra pesquera y se aventura a conclusiones incorrectas basadas en testimonios de parte interesada.

La empresa también destaca que se respetaban los descansos de la tripulación y se habían realizado los ejercicios de abandono del buque en caso de emergencia, refutando así las supuestas negligencias por parte del patrón del barco, Juan Padín.

La armadora pide cautela y recuerda otros casos en los que los informes técnicos de la CIAIM han concluido de manera incorrecta y sorprendente. Además, argumenta que criminalizar a un patrón por un posible error en la gestión de una maniobra no está justificado, especialmente teniendo en cuenta los dos golpes de mar relatados por los supervivientes, que fueron determinantes para la pérdida de estabilidad del buque.

El hundimiento del pesquero ‘Villa de Pitanxo’ en febrero de 2022, que causó la muerte de 21 de los 24 marineros a bordo, es un hecho trágico que requiere una investigación exhaustiva y objetiva. Sin embargo, es necesario analizar y cuestionar los informes periciales para garantizar la búsqueda de la verdad y evitar conclusiones precipitadas basadas en testimonios sesgados.

En este caso, la armadora del barco ha señalado graves errores técnicos en el informe de la CIAIM y ha cuestionado la validez de las conclusiones basadas en testimonios de parte interesada. Es importante que la justicia actúe con prudencia y considere todas las pruebas y argumentos antes de asignar culpabilidades y responsabilidades. Solo así se podrá obtener una resolución justa y precisa sobre este trágico suceso.

Redacción

Redacción

Nuestro equipo de redacción está compuesto por profesionales expertos en la materia.

Comentemos amistosamente

Apúntate a nuestra Newsletter

Te prometemos que sólo te contactaremos para temas relacionados con nuestro blog.