La noticia reporta un incidente grave en el que un niño de ocho años con Trastorno del Espectro Autista (TEA) sufrió quemaduras severas en la mano mientras estaba en la escuela. Según el médico perito contratado por la familia, las lesiones indican que el niño pudo haber sido sumergido forzosamente en un líquido caliente durante varios minutos.

Es preocupante que existan indicios de que el niño haya sido sometido a un castigo tan cruel y deshumanizado. Las lesiones físicas son gravísimas, pero también es importante destacar las consecuencias psicológicas devastadoras que esto puede tener en el niño.

La causa de las quemaduras está en duda, ya que la versión del colegio indica que los monitores intentaban limpiar al niño después de que se manchara, y durante el forcejeo accidentalmente golpearon el grifo, provocando que saliera agua caliente. Sin embargo, los abogados de la familia señalan que los monitores no se percataron del agua caliente debido a que llevaban guantes de látex. Además, los sanitarios del hospital pusieron en duda que las heridas fueran provocadas únicamente por escaldarse con agua caliente.

Es importante resaltar que el niño es sensible a los estímulos externos y retira instintivamente sus manos del agua cuando sube o baja la temperatura. Esto refuerza la duda sobre la versión del colegio y apunta a la posibilidad de que las heridas no hayan sido causadas accidentalmente.

Considerando estos hechos, es inaceptable que se haya producido un atentado directo contra la integridad física de un menor de 8 años con TEA y discapacidad. Es necesario que se investigue a fondo este caso para determinar quiénes son los responsables y se les exijan las consecuencias legales correspondientes.

En conclusión, este caso es una clara muestra de la vulnerabilidad de los niños con discapacidad y la importancia de proteger sus derechos. La sociedad y las autoridades deben tomar acciones contundentes para garantizar la seguridad y el bienestar de estos niños, y asegurarse de que casos como este no vuelvan a repetirse.