TRIBUNA DEL DERECHO

Tipos de despido laboral

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Básicamente existen dos tipos de despidos, a saber, el procedente y el improcedente. Si tu superior te ha notificado que serás despedido, tienes el tiempo limitado para actuar y obtener los beneficios que te confiere el código laboral vigente. Pero antes, debemos saber en qué consisten ambos tipos de despido.

Qué son el despido procedente y el improcedente.

Como su nombre lo indica, la diferencia radica en si procede o no el despido en cuestión, es decir, si hay razones válidas para que se efectúe. Con esto en mente, se considera procedente cuando se trata de una medida disciplinaria hacia el trabajador. Es posible que tenga el hábito de llegar tarde o que su indisciplina impida el correcto desarrollo de su área de trabajo. En casos como estos, la empresa podría estar justificada a prescindir de sus servicios, a través del despido.

Por otro lado, la empresa pudiera disminuir su plantilla laboral como un proceso de reestructuración o para reducir gastos y hacer frente a una crisis económica. Cualquiera que sea el caso, se trata de causas ajenas al trabajador, por lo que su despido sería improcedente.

Existe una figura adicional, el despido nulo, que se produce cuando no existe ningún motivo para prescindir de un empleado, por lo que se nulifica. Cada uno de estos tienen consecuencias distintas, como veremos a continuación.

Consecuencias de cada tipo de despido

Como es de esperar, las sanciones no son las mismas en cada tipo de despido. Cuando se trata de un despido procedente, será el ex empleado quien cargue plenamente con las consecuencias, pues no tendrá derecho a indemnización ni a los salarios de tramitación.

Si se trata de un despido improcedente, el empleado tiene derecho a recibir los salarios de tramitación. Además, puede ser que sea readmitido en su anterior puesto de trabajo o, en su defecto, que reciba una indemnización. 

Por último, si el despido se declara nulo, el empleado tiene derecho a recibir los salarios de tramitación y a ser readmitido en la empresa. Esto es así porque, al ser declarado nulo, en realidad nunca existió el despido, desde el punto de vista legal.

Como puedes notar, son varios factores los que hay que tomar en cuenta. Lo mejor ante una situación de este tipo es contar con los servicios de un abogado de despido en Barcelona, o de la Provincia indicada, para obtener la asesoría legal adecuada.

Redacción

Redacción

Nuestro equipo de redacción está compuesto por profesionales expertos en la materia.

Comentemos amistosamente

Apúntate a nuestra Newsletter

Te prometemos que sólo te contactaremos para temas relacionados con nuestro blog.