Los nuevos límites de pago en efectivo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Actualmente, con la finalidad de combatir el fraude fiscal, se han establecido mecanismos para que los contribuyentes informen sobre sus movimientos monetarios a Hacienda. Con este propósito, se ha impuesto un límite para los pagos realizados en efectivo, situándose en un máximo permitido de 1.000 €. Únicamente se permite una excepción, que correspondería en un máximo de 10.000 € por pago. Hagamos un breve repaso de los pormenores de los nuevos límites de pagos en efectivo en España vigentes desde el año 2021.

Características de los nuevos límites

Los últimos cambios en materia legislativa referente a los nuevos límites de pago en efectivo se basan en la Ley 11/2021, de 9 de julio, la cual entró en vigor el 6 de octubre de 2021. Hasta antes de esa fecha, el límite de pagos en efectivo era de 2.500 €. De acuerdo a la nueva normativa, hacer caso omiso a esta disposición puede acarrear sanciones importantes.

Ahora bien, la limitante de 1.000 € solo aplica si la persona que realiza el pago tiene un domicilio fiscal en territorio español. En caso contrario, si además se trata de una persona física que no funge como profesional o empresario, entonces podrá hacer pagos en efectivo por una cantidad considerablemente mayor: hasta un máximo de 10.000 €.

En caso que la transacción económica supere la cantidad máxima permitida, deberán usarse medios electrónicos, como transferencia interbancaria o pago con tarjeta, para realizar el pago. Sin embargo, en estos casos también existen limitaciones referentes a la cantidad máxima, pues cada entidad bancaria establece sus propios mecanismos de transacciones electrónicas. Por lo tanto, el máximo permitido será establecido por cada banco. En cualquier caso, deberá entregarse una factura como resultado de la transacción económica.

¿Qué sanciones son aplicables?

En vista que se pretende combatir el fraude fiscal, es de esperarse que las sanciones aplicables sean considerablemente altas. Lo habitual con referencia a los temas de inclumiento en materia fiscal es que sean considerados como faltas graves, y el límite de pagos en efectivo no es la excepción. Con esa idea en mente se comprende fácilmente por qué se determinó una sanción severa por incumplimiento de esta disposición: el equivalente al 25% del pago efectuado. A modo de ejemplo, si la transacción en efectivo fue de 2.000 €, entonces la sanción será de 500 €. Adicionalmente, cabe destacar que ambas partes, tanto la que efectúo el pago como la parte que lo recibió, son sancionadas con el mismo monto económico. Así. podría decirse que en realidad equivale al 50%, dividido entre las partes implicadas.

Una forma de evitar la sanción derivada de exceder el límite de pago en efectivo es denunciar dicha práctica. En ese supuesto, es posible que se condene la sanción para la parte que dé parte a la autoridad pertinente en un máximo de tres meses desde la fecha en que se efectúo la transacción.

Cabe destacar que se considera pago en efectivo cualquier transacción económica a través de valores físicos. Eso incluye monedas y billetes, metales preciosos (como el oro o la plata) y cheques al portador. Esto es así debido a que no se usan medios electrónicos en la transferencia de valores. Por otro lado, tampoco se permite entregar una parte en efectivo y otra parte en electrónico si la suma de ambos supera los 1.000 €, o los 10.000 € en el caso de los extranjeros sin domicilio fiscal en España.
Para evitar cualquier tipo de contratiempo sobre este tema, busca un asesor legal. En cualquier caso, siempre es mejor evitar cualquier cosa que pueda acarrearnos problemas legales posteriores.

Redacción

Redacción

Nuestro equipo de redacción está compuesto por profesionales expertos en la materia.

Comentemos amistosamente

Apúntate a nuestra Newsletter

Te prometemos que sólo te contactaremos para temas relacionados con nuestro blog.