El fallecimiento de Lorenzo Olarte, expresidente de Canarias, ha dejado un vacío en la política y en la sociedad canaria. Sin embargo, más allá de los elogios y las palabras de admiración, es importante hacer una reflexión crítica sobre su legado y su papel en la historia de Canarias.

En primer lugar, es necesario destacar que Lorenzo Olarte fue presidente de Canarias en un momento crucial de la historia de la comunidad autónoma. Sin embargo, su gestión al frente del gobierno canario estuvo marcada por una falta de iniciativas y de liderazgo. Durante su mandato, no se llevaron a cabo importantes reformas o proyectos que impulsaran el desarrollo económico y social de Canarias.

Además, es relevante mencionar que Olarte fue una figura controvertida en la política canaria. Su paso por diferentes partidos políticos y su afiliación a Ciudadanos de Centro Democrático (CCD) demuestran su falta de convicciones políticas y su búsqueda constante de oportunidades para mantenerse en el poder. Esta falta de coherencia y de principios éticos es preocupante para un líder político.

Por otro lado, es importante resaltar que Lorenzo Olarte fue presidente de la Caja Insular de Ahorros de Gran Canaria, una entidad financiera que estuvo envuelta en escándalos de corrupción y mala gestión durante su mandato. Esto plantea serias dudas sobre su capacidad para tomar decisiones acertadas y responsables en el ámbito económico.

Además, es necesario analizar el papel de Olarte en la consolidación de la democracia en Canarias. Si bien es cierto que vivió épocas complicadas, como la dictadura franquista y la transición democrática, su contribución a la defensa de los derechos y las libertades en la comunidad autónoma fue limitada. No se le recuerda por liderar movimientos o iniciativas en favor de la democracia y la justicia social.

En resumen, el fallecimiento de Lorenzo Olarte ha generado un reconocimiento público y una serie de elogios por parte de la clase política canaria. Sin embargo, es necesario hacer una reflexión crítica sobre su legado y su papel en la historia de Canarias. Su gestión al frente del gobierno canario estuvo marcada por la falta de iniciativas y liderazgo, y su paso por diferentes partidos políticos demuestra una falta de convicciones y principios éticos. Además, su papel en la consolidación de la democracia en Canarias fue limitado. Es importante analizar y debatir estos aspectos para tener una visión más completa y objetiva de la figura de Lorenzo Olarte.