¿Existe una normativa para usar drones en España?

Actualmente muchas personas en España cuentan con un dron. Es importante conocer la legislación vigente sobre su uso, especialmente porque su incumplimiento puede acarrear consecuencias graves. Por eso, a continuación veremos cuál es la normativa para usar drones en España.

Normativa vigente en España.

Actualmente el uso de drones, sin importar para qué se utilicen o qué tamaño tengan, se rige por la normativa europea de UAS. Por eso, hay que tomar en consideración una serie de factores para determinar cuál es la normativa aplicable para un dron y piloto en particular. 

Entonces, si el dron será utilizado con fines profesionales, entonces es necesario contar con una licencia qué autorice su manejo. Adicionalmente, será necesario registrar el dron en AESA cuando este supere los 250 g y no tenga cámara. A consecuencia de su registro se obtiene un número de identificación único, el cual el debe ser plasmado sobre el dron.

Debido a las características propias de los drones, no existe una sola normativa que sea aplicable a todas las aeronaves de este tipo. Por ejemplo, en caso que sea un modelo destinado al uso recreativo únicamente será necesario adquirir las habilidades necesarias para pilotarlo. Para obtener las habilidades necesarias, se puede acceder a una habilitación en ATO. Además, para que sea considerado de uso recreativo, el dron no debe superar los 2 kg de peso.

En cualquier caso, es importante que los pilotos conozcan y apliquen la Ley de protección de datos y el derecho al honor y la intimidad de terceras personas. En caso de incumplirlas, las sanciones pueden ser considerablemente graves. Por eso, para la grabación de videos con dron, es necesario asegurarse de contar con los permisos necesarios.

En cualquier caso, para poder pelotear dispositivos para uso recreativo es necesario que el dron siempre esté dentro del alcance de vista del piloto. Además, por ningún motivo deberá superar los 120 metros de altura mientras está volando. Es importante que no haya ningún aeropuerto, aeródromo u otro espacio aéreo controlado en un radio de 8 km a la redonda. En caso que tenga una cámara, será necesario cumplir con la ley de protección de datos.

Adicionalmente, la normativa vigente no obliga a los pilotos y propietarios de drones a contratar algún seguro de responsabilidad civil. Sin embargo, sí es muy recomendable que se adquiera uno, pues en caso de una emergencia será la aseguradora la que tenga que responder por los daños causados por un dron.

Cabe destacar que los drones que no superan los 250 gramos no están sujetos a una normativa muy rígida. De hecho, los requisitos son más flexibles. Por ejemplo, con este tipo de artefactos es posible sobrevolar a una distancia no mayor de 20 m del suelo. Sin embargo, tampoco será posible pilotearlos en un espacio aéreo controlado a una distancia correspondiente a un radio de 8 km. De igual manera, queda prohibido sobrevolar las zonas de conservación de fauna, lo que incluye reservas de la biosfera, parques nacionales y cualquier otro espacio natural protegido que exista en el país. Por eso lo mejor es que elijas bien las localizaciones donde no se requieran permisos especiales para poder editar tus fotos y videos hechos con tu dron.

En caso que el dron pese más de 10 kg, se puede volar dentro del alcance visual del piloto. Además, cómo medida de seguridad adicional, el dron debe estar equipado con un sistema de amortiguación de caídas. Puede tratarse de un sistema de bolsa de aire, similar al que existe en los tableros de los vehículos. Por último, en caso que se desee sobrevolar una zona habitada, entonces será necesario contar con la aprobación de AESA. 

Redacción

Redacción

Nuestro equipo de redacción está compuesto por profesionales expertos en la materia.

Comentemos amistosamente

Apúntate a nuestra Newsletter

Te prometemos que sólo te contactaremos para temas relacionados con nuestro blog.