La importancia del asesoramiento previo antes de la firma de un contrato

asesoramiento-previo-contrato

Sorprendentemente, muchas personas todavía piensan que la imagen de un abogado solo tiene sentido si quieren presentar una demanda o si los han demandado. Se imaginan que contratar a un abogado es un lujo que pocas personas pueden permitirse. Sin embargo, no aprecian los dolores de cabeza que pueden evitarse buscando primero asesoramiento legal. La importancia del asesoramiento previo antes de la firma de un contrato es evidente, pues es mucho más económico que acudir a un experto cuando ya existe un problema. A continuación veremos algunos ejemplos que ilustran este hecho.

La importancia del asesoramiento previo antes de la firma de un contrato de arrendamiento.

Para cuestiones como el contrato de alquiler, es importante hablar con un abogado sobre el texto que deberá proporcionar un arrendador. Mucha gente piensa que los contratos de arrendamiento son bastante simples. Suelen pedirle a un amigo un contrato de ejemplo, aceptar uno enviado por un corredor inmobiliario o utilizar un formato disponible en la web. Sin embargo, esto es uno de los peores errores que se pueden cometer. 

Un ejemplo lo encontramos en la creencia de que un contrato de arrendamiento de 11 meses hace más fácil lidiar con un posible desalojo de los inquilinos. Argumentan que agregar esta cláusula al contrato ahorrará tiempo, pues evitará su renovación forzada. Piensan que así el contrato será de carácter temporal en lugar de ser de vivienda. Sin embargo, los abogados son conscientes de que todo lo anterior es solo un mito. No, el plazo fijo de 11 meses no hará que el contrato sea de vivienda o temporal. Y, lo que es peor, dado que la asignación de la renta temporal depende del propósito del inmueble, su inclusión puede crear una impresión negativa en el juez que revise el caso. 

Además, confiar en los términos y condiciones de los contratos puede derivar en abusos directos. La forma más fácil de evitarlo es buscar asesoramiento legal antes de firmar. Un ejemplo de este tipo de cláusulas abusivas lo encontramos en un contrato de arrendamiento en el que se obliga al arrendatario a reparar los daños a la propiedad. Esto incluye los defectos resultantes del uso normal del inmueble. Sin el asesoramiento legal previo, se puede celebrar un acuerdo abusivo y sufrir pérdidas económicas significativas. 

Aspectos adicionales a tener en cuenta.

Es un hecho comprobado que muchas disputas pueden evitarse con el asesoramiento legal antes de celebrar la firma de contratos. De hecho, alegar que el acuerdo fue fraudulento no sirve de nada si no se puede demostrar que se ejerció la debida diligencia antes de proceder a su firma. Esto podría ocurrir si se vende un negocio y el comprador no verifica que realmente existe y se da cuenta de la realidad algunos meses después de haber firmado. En ese caso, no se puede alegar fraude porque los compradores tendrían que haber verificado el estado de su compra. Aunque un ciudadano no necesita saber cómo asegurarse de que todo funcione correctamente, puede consultar a un abogado antes de firmar un contrato para comprender la veracidad del registro. En realidad, eso sí está a su alcance y, lo que es más, es su obligación confirmar la veracidad del documento que firmará. 

En otras palabras, no es suficiente con aceptar la información proporcionada por la otra parte. Debes asegurarte que lo que estás firmando es correcto. Si aceptas lo que ofrecen, no puedes reclamar una inducción a error. Es mucho más barato consultar a un abogado antes de celebrar un contrato que acudir a uno cuando ya se ha generado un problema mayor. Entonces, si necesitas asesoramiento legal, busca a un abogado experto en contratos.

Redacción

Redacción

Nuestro equipo de redacción está compuesto por profesionales expertos en la materia.

Comentemos amistosamente

Apúntate a nuestra Newsletter

Te prometemos que sólo te contactaremos para temas relacionados con nuestro blog.